¿Se trata de forma diferente a los ancianos en una demanda por accidente de tráfico?

30 de noviembre de 2015 | Por Riddle & Brantley Abogados de lesiones por accidente
¿Se trata de forma diferente a los ancianos en una demanda por accidente de tráfico?

A medida que los baby boomers comienzan a jubilarse, la nación sigue luchando para hacer frente a este rápido envejecimiento de la población. Mientras muchas personas se encargan de cuidar a familiares mayores que no pueden valerse por sí mismos, otros mayores siguen disfrutando de un estilo de vida independiente.

Una parte importante de la independencia de las personas mayores de 65 años es mantener la capacidad de conducir. Es habitual ver a conductores de edad avanzada en la carretera, y también es habitual oír a otros conductores quejarse de algunos de ellos. Muchas de las quejas tienen que ver con su capacidad de conducción, así como con su conciencia de los vehículos circundantes y del tráfico cuando están en la carretera. Son frecuentes quejas como conducir demasiado despacio, no darse cuenta de cuándo han cambiado los semáforos y, en general, ponerse más nervioso o ansioso en situaciones de tráfico congestionado o al intentar girar.

Los accidentes de coche en Raleigh que involucran a conductores de edad avanzada se han convertido en un tema cada vez más preocupante para las familias de los seres queridos de edad avanzada, así como para los conductores que comparten la carretera con ellos. Una demanda por accidente de coche puede ayudar a compensar a las víctimas de accidentes que involucran a conductores de edad avanzada, que a menudo resultan en lesiones graves y potencialmente mortales.

Póngase en contacto con nosotros hoy para una revisión de su caso GRATIS y sin compromiso.

Los accidentes causados por conductores mayores son frecuentes

Según las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos hay más de 36 millones de conductores de 70 años o más, y a medida que nuestra población envejezca, estas cifras también aumentarán. Aunque conducir ayuda a sus seres queridos a mantener su independencia, puede suponer riesgos para su propia seguridad y la de otros conductores. Los índices de siniestralidad de los conductores de edad avanzada aumentan considerablemente entre los conductores de más de 70 años, y son más elevados entre los mayores de 85 años.

Aunque los CDC afirman que los conductores de edad avanzada tienden a tomar más precauciones de seguridad que sus homólogos más jóvenes -como usar el cinturón de seguridad, no conducir a altas horas de la noche o los fines de semana por la noche, y no conducir distraídos-, sus tasas de lesiones y muertes por accidente seguían siendo elevadas, con 6.000 conductores de edad avanzada fallecidos en accidentes de tráfico en 2012, y más de 214.000 heridos.

Además del peligro que representan para sí mismos, los accidentes automovilísticos que involucran a personas mayores pueden tener efectos devastadores en aquellos que comparten la carretera con ellos. Un reportaje de noviembre de 2015 de ActionNewsJax.com sobre un ciclista que murió atropellado por un conductor de edad avanzada pone de relieve los posibles daños que estos conductores pueden causar a otras personas en la carretera. Acababa de anochecer cuando el conductor de 83 años atropelló al ciclista, y se especula con que la temprana caída de la noche como consecuencia del fin del horario de verano pudo haber sido en parte responsable del accidente.

Póngase en contacto con nosotros hoy para una revisión de su caso GRATIS y sin compromiso.

Cuando la culpa es de los mayores

Ciertas limitaciones son parte natural del proceso de envejecimiento, y afecciones médicas como la artritis y las cardiopatías son más frecuentes a medida que envejecemos. Según la Asociación Americana del Automóvil (AAA), los cambios mentales y corporales que acompañan al envejecimiento son a menudo uno de los principales factores que contribuyen a los accidentes causados por conductores de edad avanzada.

La AAA ofrece la siguiente lista de motivos habituales de accidentes con víctimas de edad avanzada:

  • Cambios en la visión: la capacidad de ver tiende a disminuir a medida que envejecemos, lo que provoca que los conductores mayores de 65 años tengan problemas de visión nocturna, amplitud de visión y percepción de la profundidad;
  • Cambios en la audición: la disminución de la audición puede hacer que los conductores de edad avanzada sean incapaces de oír las señales de peligro del tráfico, como el claxon o el chirrido de los frenos.
  • Cambios en la mente y en las capacidades cognitivas - Los problemas cognitivos son habituales con la edad y afectan tanto a nuestro juicio como a nuestra capacidad para resolver problemas.
  • Deterioro general de la condición física - A medida que envejecemos, somos más propensos a sufrir afecciones médicas que podrían afectar a nuestra capacidad de conducción y requerir medicamentos recetados que a menudo provocan somnolencia y reducen nuestras capacidades. Nuestros reflejos se vuelven más lentos, la artritis puede dificultar el agarre del volante y la debilidad general puede hacer difícil pisar el freno de repente o utilizar los intermitentes para señalizar los giros.

Según la AAA, muchos conductores mayores son capaces de compensar de otras formas el deterioro de sus capacidades modificando su comportamiento y tomando precauciones adicionales al volante. Otros son incapaces de compensarlo o ni siquiera son conscientes de su deterioro cognitivo o físico. Son estos conductores los que corren el mayor riesgo de hacerse daño a sí mismos y a los demás al volante, así como de enfrentarse a una mayor responsabilidad en una demanda por accidente de tráfico de personas mayores.

Póngase en contacto con nosotros hoy para una revisión de su caso GRATIS y sin compromiso.

Daños médicos para conductores de edad avanzada

La AAA cita una investigación según la cual los índices de mortalidad en accidentes de tráfico tienden a aumentar a partir de los 70 años, siendo los conductores de más de 85 años los que corren un mayor riesgo de fallecer como consecuencia de las lesiones sufridas en un accidente de tráfico. Esta investigación señala que estas estadísticas no son tanto un reflejo de la gravedad de las lesiones sufridas en estos accidentes, como de la incapacidad del cuerpo de una persona mayor para responder y curarse del trauma de sus lesiones.

Las lesiones que sufren los conductores de edad avanzada suelen ser las mismas que afectan a otros conductores, como fracturas óseas, traumatismos de cabeza, espalda o cuello, distensiones musculares y contusiones. Por desgracia, debido a su edad, este tipo de lesiones suelen tener consecuencias más fatales para los conductores de edad avanzada. Según la AAA, los conductores seniors tienen huesos más frágiles, lo que puede hacer más probables las fracturas, al tiempo que padecen afecciones de salud como diabetes o cardiopatías, lo que dificulta la recuperación de sus lesiones.

En los casos de accidentes de tráfico en los que están implicados conductores de edad avanzada, la cuantía de la indemnización necesaria para reembolsar a estos conductores los costes y gastos médicos asociados a un accidente puede ser significativamente superior a la de los casos en los que están implicados otros conductores.

Cosas importantes que hay que saber sobre los accidentes de conductores de edad avanzada

Afortunadamente, hay algo que puedes hacer si te preocupan tus capacidades de conducción o las de un ser querido mayor. Un reportaje de septiembre de 2015 de ABC 11 en Raleigh hablaba de programas para ayudar a los conductores de edad avanzada e instaba a familiares y amigos a hablar con los conductores de edad avanzada sobre su seguridad y a evaluar su capacidad de conducción a través del Programa de Conducción de Duke. Proporcionado por el Departamento de Terapia Física y Ocupacional de la Universidad de Duke, el programa ofrece evaluaciones clínicas de las capacidades actuales de los conductores de edad avanzada, así como información y formación sobre cómo estos conductores pueden mejorar su seguridad.

Si sospecha que una afección médica está provocando que un ser querido sea un peligro para sí mismo o para los demás en la carretera, puede solicitar una evaluación médica del conductor a través de la División de Vehículos Motorizados de Carolina del Norte.

Póngase en contacto con nosotros hoy para una revisión de su caso GRATIS y sin compromiso.

Nos importa y estamos dispuestos a hablar

En Riddle y Brantley, entendemos el problema del envejecimiento de los padres y su capacidad para conducir. Muchos de nuestros empleados tienen padres ancianos y se enfrentan a este dilema cada año. Gene Riddle tiene padres en sus 70 años y entiende completamente su deseo de independencia. Sin embargo, también comprende la importancia de que viajen seguros, no sólo para ellos, sino también para los demás en la carretera. Les anima a que conduzcan durante el día y en horas que no sean las de mayor tráfico. Les dice que pidan cita con el médico a última hora de la mañana y a primera hora de la tarde. También les recomienda encarecidamente que eviten conducir de noche y con mal tiempo. Sugerencias como éstas ponen a sus padres en condiciones de conducción más seguras. Riddle and Brantley anima a todo el mundo a ayudar a sus familiares mayores a conducir con seguridad y, como siempre, a tener cuidado con los demás.

Si usted o un ser querido ha estado involucrado en un accidente con un conductor de edad avanzada, o usted es un conductor de edad avanzada que ha sido herido en un accidente, póngase en contacto con Riddle y Brantley, LLP, hoy. Nuestros abogados con experiencia en accidentes de coche Raleigh puede responder a todas sus preguntas acerca de las demandas de accidentes de coche de edad avanzada, y puede ser capaz de ayudarle a obtener la compensación que se merece por sus lesiones.

La justicia cuenta con los abogados de nuestra oficina. Contáctenos en línea para una consulta gratuita.